Los cigarrillos electrónicos

Los e-cigarrillos o vaporizadores personales son un dispositivo que nos brinda una alternativa a fumar cigarrillos de tabaco mediante la vaporización de un “e-líquido” – una mezcla de propilenglicol, glicerina vegetal, saborizantes de grado alimenticio y, a veces, nicotina. Los primeros cigarrillos electrónicos como los conocemos fueron creados por un farmacéutico chino Hon Lik en 2003, pero no entraron en el mercado de Estados Unidos hasta finales de 2006. Desde entonces, la industria se ha expandido de manera exponencial. Hoy en día, hay una gran selección de dispositivos de vapor disponibles que van desde los cigarrillos electrónicos humildes hasta los vaporizadores personales avanzados de alto voltaje. Todos los primeros dispositivos fueron fabricados en China, pero ahora son fabricados por empresas grandes y pequeñas alrededor de todo el mundo. Mientras que casi la mayoría de los primeros dispositivos se parecían a los cigarrillos tradicionales, los primeros usuarios de e-cigarrillos a menudo los modificaban o creaban sus propios dispositivos debido a la falta de variedad y características.

Anatomía de un E-Cigarrillo

A pesar de la enorme selección disponible hoy en día hay algunas cosas en común entre todos los dispositivos de vapor. En su forma más simple todos los dispositivos de vapor utilizan una batería de litio para calentar una bobina de alambre. Una mecha se utiliza para pasar e-líquido a la bobina. Cuando el e-líquido es calentado por la bobina, éste se vaporiza y luego puede ser inhalado de una manera parecida a fumar. Ahí, sin embargo, es generalmente donde terminan las similitudes. En seguido vamos a echar un vistazo a los componentes generales de un dispositivo de vapor.

Los dispositivos para vapear pueden venir en una gran variedad de colores y formas que a menudo dependen de sus usos específicos. Algunos podrían parecerse a los cigarrillos tradicionales, mientras que otros podrían parecerse a un bolígrafo, a un tubo, a una caja u otras formas, pero todos tienen el mismo propósito, al final. Es decir, tomar la energía suministrada por la batería y llevarla al atomizador.

Batería – Esta es la parte más importante del dispositivo. Suministra energía. Aunque que algunos dispositivos utilizan una batería interna no reemplazable una gran mayoría utilizan una o más baterías de alto consumo, recargables y reemplazables. Si estás seleccionando un dispositivo que requiere baterías reemplazables y te gustaría tener más información sobre la selección de la batería adecuada para tu dispositivo consulta nuestro Tutorial: Las Mejores Baterías Para Mods y para la Seguridad al Vapear.

Atomizador – Esta pieza resistente al calor aloja a una o más bobinas de alambre de resistencia y a su mecha, a menudo con alguna forma de depósito para guardar e-líquido. Hay muchos estilos diferentes, cartuchos atomizados (obsoletos), Cartomizadores, Claromizadores, Tanques atomizadores reconstruibles, Atomizadores de Goteo Reconstruibles y Atomizadores Híbridos (atomizadores con tanque de goteo reconstruible y atomizadores Genesis). Cada uno con su propio conjunto único de ventajas y desventajas.

Bobina(s) – Se trata de pequeños trozos de alambre de resistencia que se disponen en una forma de bobina similar a un resorte. El tipo de alambre utilizado, el diámetro de la bobina y el número de vueltas influirán en la resistencia de la bobina. La resistencia es lo que determina la cantidad de electricidad que se necesita para funcionar y la cantidad de calor que producirá. Las bobinas se fabrican comúnmente de Kanthal y nicromo y más recientemente de Níquel y son consideradas como las más seguros para usar en el vapeo.

E-líquido – También conocido como e-jugo, se trata de una solución que consiste en propilenglicol, glicerina vegetal, sabores de grado alimenticio y, a veces, nicotina. Este líquido puede venir en una variedad de proporciones entre PG/GV así como concentraciones de nicotina. Normalmente la mayoría de los fumadores de cigarrillos que se pasan a los cigarrillos electrónicos comenzarán a utilizar jugos con alta concentración de nicotina para luego avanzar con el tiempo a jugos de menor concentración. Es común que la mayoría de la gente comience utilizando concentraciones fuertes de hasta 18mg/ml (los fumadores empedernidos usan tan altas de hasta 24 mg/ml), pero muy menudo cambian pronto a e-líquidos de 12mg/ml para mejorar su sabor (a medida disminuye el contenido de nicotina aumenta el sabor). No recomendamos el uso de e-líquido con una concentración de nicotina por encima de 18 mg/ml. De hecho, se recomienda utilizar una concentración de nicotina mínima necesaria para satisfacer el antojo por nicotina ya que a medida que el contenido de nicotina disminuye el sabor mejora. Es importante tener en cuenta para los usuarios avanzados que al usar dispositivos que producen más vapor por lo general emplearán menos concentración de nicotina porque cuando se produce más vapor y se inhala, la concentración de nicotina en general sigue siendo la misma. La necesidad de mayores concentraciones de nicotina es exclusiva de los dispositivos que producen cantidades más pequeñas de vapor. Aquellos que usen dispositivos avanzados preferirán líquidos de 3 mg/ml o 6 mg/ml.

Mechas – Fabricadas de diversos materiales como el algodón, cable trenzado de sílice, eko-lana, cerámica y malla de acero inoxidable; la mecha lleva e-líquido a las bobinas. El material de mecha actúa como método de entrega de e-jugo,  directamente del tanque hacia la bobina misma, donde se vaporiza.

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Site Footer